kardashian-hermes-condo

Kim Kardashian, Street Art en Paris

Revisamos la figura de George Condo, the boss artist del Upper East Side, a propósito del outfit con el Birkin de Hermès pintado para Kim Kardashian.

La forma más elegante de prosperar en el arte, es abandonar el mundo de las ideas para bajar al mundo real y tocar objetos visibles, mundanos, tangibles y deseados. Ese es un dogma que se debería explicar en primero de pragmatismo para artistas millenials, pero que ya pusieron en práctica otros gurús hace algunas décadas.

Sobre la teoría – y la práctica- de lo material, y el consumo en el arte contemporáneo, queda claro que Andy Warholl fue el rey, pero George Condo, que en los 80 fue empleado suyo en The Factory, debió tomar buena nota de todo ello. Actualmente, Condo es un artista visual con un patrimonio neto de $ 200 millones que lleva a cabo obras de arte en distintos medios como dibujo, grabado y escultura. Está representado por galerías como la Skarstedt Gallery, en Nueva York, en la Simon Lee Gallery, en Londres y la Sprüth Magers Berlín/London.

 

 

Íntimo amigo de Warholl, Baquiat y Haring, Condo apareció en la escena artística de East Village en la década de 1980 y acuñó para definir su estilo el término Realismo Artificial, un hibrido entre la obra tradicional de los maestros europeos y la sensibilidad del Pop Art americano. Su obra ha sido expuesta numerosos museos de cuyas colecciones permanentes, también forma parte, como el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Museo Whitney de Nueva York, el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y más.

Su amplia carrera le ha llevado a ser uno de los artistas vivos de mayor prestigio, algo que se confirmó cuando en mayo de 2018, una de sus pinturas se vendió por $ 6,16 millones. Sin embargo, además de su amplia trayectoria en el arte, Condo ha llevado a cabo destacados trabajos mediáticos como portadas de libros, discos o incluso la intervención de alguna prenda de moda.

 

Kim Kardashian con el bolso de Hermés pintado por Condo – via Vogue

 

Algunos de estos proyectos, son la creación de una serie de pinturas para el disco Serenada Schizophrana de Danny Elfman en 2004, conocido principalmente por escribir música para las películas del director Tim Burton, la del álbum My Beautiful Dark Twisted Fantasy del rapero Kayne West en 2010, junto a una serie de posibles propuestas, o la customización del Brikin de Hermés que este mismo regaló en 2013 a su mujer, Kim Kardashian, y que ella rescató del armario hace poco más de un mes, demostrando que la obra de arte es atemporal.

 

 

Intuimos con sendos encargos, que la pareja formada por Kayne West y Kim Kardashian son fervientes admiradores de la obra de Condo, pues, el costo del bolso, para hacernos una idea, con la intervención del artista, alcanzaría un costo aproximado que rondaría en torno al millón de euros.

Además de estos proyectos, ha realizado otras iniciativas artísticas de envergadura, que han potenciado su interés, y aunmentado su proyección como celebrity. Es el caso de la exposición retrospectiva que The New Museum de Nueva York le dedicó con motivo del gran éxito que había alcanzado como artista de media carrera, y que fue titulada como Mental States. En 2013, además, realizó una gran instalación en la fachada de la Metropolitan Opera House, anunciando la nueva producción de la ópera Rigolleto de Verdi.

Para los que queráis saber más sobre esta emblemática figura, podéis ver el documental biográfico que se realizó en el año 2000, Condo Painting, dirigido por John McNaughton, y si aún así tenéis ganas de más, existen algunas monografías que merece la pena destacar como es el caso de The Imaginary Portraits of George Condo o George Condo: One Hundred Woman de Hatje Kanz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *