Escenas (artísticas) que vaticinaron cómo actuaríamos en la cuarentena

4 visiones, de 4 artistas diferentes que resumen a la perfección nuestro comportamiento social durante la cuarentena.

No lo podemos negar, hemos pasado por psicofases comunes a todos durante la cuarentena a la que nos tiene sometidos el coronavirus; ya antes de que el Gobierno estableciese sus propias fases. Así es. Y todas ellas, pasan por nuestros estados de ánimo. Desde la primera, en las primeras semanas cuando la incertidumbre nos hacía pensar que bebíamos matarnos por hacer La Macro-compra, al pavor por proteger a nuestros familiares más vulnerables en las siguientes semanas, ante las terribles cifras de muertos que se estaban dando durante el ascenso de la curva, el insomnio, y la actitud positiva que nos ha convertido antes de la desescalada a todos en reposteros profesionales.

Una vez queda asentado este planteamiento, se me ocurre que, tras permearnos como reflexión, poner imagen a cada uno de estos estados de ánimo, es una manera certera de verificar los pensamientos, algo parecido a una exposición online, que se fundamenta en una particularidad nimia: todas las imágenes que ilustran este escrito, fueron creadas con anterioridad a la crisis del Covid-19, y por tanto, con un propósito distinto, pero, sin embargo, no pueden ser más convincentes para materializar estas ideas psicoactivas que nos han acechado durante los casi 50 días que llevamos (hasta la fecha) en confinamiento.

Dicho esto, empezamos a desgranar la primera psicofase. Sí. La de partirse la cara en el supermercado para llevarse un buen género.

Esto queda reflejado a la perfección en la obra que he seleccionado del artista italiano Sandro Giordano (@__remmidemmi) (Roma, 1972), cuyo proyecto fotográfico “In Extremis”, –al que pertenece esta obra– viene desarrollando desde 2013. Con él, el artista reflexiona sobre un mundo que se está desmoronando, sometido a la fatiga del dinamismo cotidiano y alimentado por un modelo de marketing preestablecido, reflejo de la fragilidad del individuo, que han quedado más que evidenciadas en esta situación de crisis mundial a la que nos ha sometido la pandemia.

Stiamo allá frutta. Sandro Giordano. – via Sandro Giordano

Si seguimos avanzando en el tiempo, entramos en la fase de sobreinformación, terror ante las cifras de fallecidos, y como consecuencia, la fase de acción de protección de nuestros mayores. Para reflejarlo, elegimos esta imagen de Dina Bova (Moscú, 1977). Se titula Elegia del otoño, y es de 2013.

Esta fotógrafa israelí nacida en Rusia intenta reflejar sueños a través de sus imágenes. Con una fotografía muy pictórica, encuentra ideas en periodos históricos del arte, así como en la espiritualidad y la religión. El resultado es una producción que apela contantemente a lo alegórico, la metáfora y la libre interpretación, reproduciendo un mundo irracional y paradójico, a veces extraño que sirve de reflexión a través de las sensaciones.

Elegy of autum (2013). Dina Bova. – via Dina Bova

Pasado este periodo de preocupación, y para combatir el aburrimiento, decidimos convertirnos en expertos reposteros, por lo que he nombrado esta fase como la de: ¿Merendamos hoy con un bizcochito? No podemos negar que lo hemos intentado –y algunos conseguido– estrenando, por fin, el horno que había comprado junto a su flamante cocina hace ya varios años.

escenas-de-cuarentena

Y, por último, la psicofase omnipresente. La atemporal: el insomnio. Para ello elegimos una imagen que el artista Tim Walker (Inglaterra, 1970) realizó en 2016 para una campaña de Vogue, en la que aparecía la modelo Karen Elson abrazada a un cocodrilo.

Las fotografías del artista Tim Walker cautivaron a los lectores de Vogue, mes a mes, durante más de una década. Sus puestas en escena extravagantes y la alusión a un entorno romántico caracterizan su estilo inconfundible. Actualmente, Walker también hace cine.

El interés de Walker por la fotografía comenzó en la biblioteca Condé Nast en Londres, donde trabajó en el archivo del emblemático fotógrafo del siglo XX Cecil Beaton, -a cuya figura os podéis acercar a través este post que subí anteriormente-.

Además de para Vogue, Walker ha trabajado para distintas ediciones británicas, italianas y estadounidenses, así como para W Magazine y LOVE Magazine, Ha realizado exposiciones en museos como el Design Museum de Londres, en 2008, Somerset House en 2012, exposición que coincidió con la publicación de su libro ‘ Story Teller ‘. En 2015 publicaría otro libro al que tituló ‘Pictures’, ambos, disponibles en Amazon.

Actualmente, Walker trabaja con la Michael Hoppen Gallery, y cuenta con obras en las colecciones permanentes de prestigiosos museos como el Victoria & Albert Museum y la National Portrait Gallery de Londres.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *